Exitosa sentencia sobre la procedencia de la devolución de las aportaciones a capital social de una Cooperativa tras la baja del socio

Con fecha 9 de diciembre de 2020, ha sido notificada Sentencia del Juzgado de Primera Instancia nº 6 de Logroño, en la que se estima la demanda de impugnación de acuerdos sociales en materia de liquidación de las aportaciones a capital social realizadas por un socio de una Cooperativa, ya que el Consejo Rector entendía que no procedía la devolución de cantidad alguna.

Este despacho, en defensa de los intereses del socio que decidió causar baja voluntaria, impugnó el acuerdo del Consejo Rector en el que notificaba la liquidación de las aportaciones al capital social, al entender que la misma era extemporánea, ya que incumplía el plazo de tres meses desde la aprobación de las cuentas del ejercicio en el que el socio cause baja, tal y como se regula en el artículo 51.2 de la Ley de Cooperativas, y a su vez, aplicaba una indemnización de daños y perjuicios que no se acreditaba.

La Cooperativa alegó la existencia de prescripción de la acción, al entender que la liquidación de la deuda tuvo lugar en el mes de abril de 2017, sin que fuese impugnada y defiende la temporalidad de la liquidación, al haberse realizado con anterioridad al cierre del ejercicio en el que se produjo la baja, y por tanto, que las deducciones por los daños y perjuicios estaban correctamente calculadas.

El Tribunal, en el primer lugar analiza la prescripción de la acción alegada por la Cooperativa, destacando que la liquidación efectuada en el mes de abril debe ser calificada como provisional, sin que por tanto, pueda entenderse como definitiva y susceptible de surtir efectos, por lo que rechaza de plano la excepción de prescripción alegada de contrario.

En cuanto a la alegada extemporaneidad de la liquidación, el Tribunal comparte el criterio defendido por este despacho de que, la liquidación se efectuó con posterioridad al momento en que se debía haber producido, por lo que la Cooperativa debe devolver toda la suma reclamada como haber social por el socio.

Tras analizar las deducciones a la liquidación que el Consejo Rector aplica, el Tribunal únicamente valida la reducción del 30% como compensación por la salida del socio, prevista en los Estatutos de la cooperativa. Mientras que al valorar la aplicabilidad de la indemnización por los daños y perjuicios, considera que debe en todo momento acreditarse y justificarse el daño causado a la Cooperativa. Y concluye que, al no haberse alegado motivo alguno sobre los criterios seguidos para calcular la indemnización aplicada, limitándose a aludir que es consecuencia de la marcha del socio, que por sí ya supone un daño, no puede ser de aplicación.

Por todo lo expuesto, concluye que la liquidación efectuada por la sociedad demandada es contraría a la Ley de Cooperativas de la Rioja y a los vigentes Estatutos Sociales, estimando así la demanda formulada por la dirección letrada de este Despacho, acordando la devolución íntegra del capital social aportado, con imposición de costas a la parte contraria.